Cómo lograr la temperatura ideal del vino

Por: Redacción


Uno de los errores más seguidos cuando queremos conservar o servir un vino es la temperatura. Cuántas veces no nos pasamos de frío o de calor y no conseguimos que el caldo con el que vamos a regar nuestra mesa muestre todas sus propiedades. Seguro que más de una, ¿no?

 

Lo ideal es tener, sobre todo para aquellos que se declaran fan absolutos del vino y grandes -que no muy- bebedores, una cava en la que conservar a la temperatura perfecta la colección vinícola. Pero si no es el caso, no tienes espacio o simplemente lo único que quieres acertarle a la temperatura de tu vino, te dejamos una serie de claves para que conserves, los bebas o no, los vinos que tienes en casa. Y también para que percibas si el restaurante en el que estás lo hace como se debe, o al menos tan bien como tú.

 

Lección nº 1: los tintos

Lo ideal para que se aprecien todos los matices y aromas de un vino tinto es que se sirva a una temperatura que oscile entre los 16 y los 18 grados, siempre que hablemos de reservas, es decir, con mayor envejecimiento. Cuando conservamos, o refrigeramos más bien el vino a temperaturas muy elevadas, lo que conseguimos es que al entrar el boca la volatilidad del alcohol inunde todo el paladar y no permita apreciar matices propios de la crianza, envejecimiento y oxidación.

Si se trata de crianzas, algo menos envejecidos, la temperatura idónea será entre 14 y 17 ºC mientras que en los vinos más jóvenes, es decir, esos para ser consumidos ya, entre 12 y 15 grados será lo más adecuado para resaltar la frescura propia de la juventud.

 

Aunque te digan lo contrario, nada de servir los tintos a temperatura ambiente. Nunca. Si no te dio tiempo a tenerlo a la temperatura correcta, el remedio express es enfriarlo en una cubitera y dejar que durante la comida vaya subiendo de grados, pero nunca meterlo al congelador. Jamás, recuérdalo. 

 

Lección nº 2: los blancos y rosados

Blancos hay muchos, así que lo mejor es comenzar por los rosados, más escasos y quizá menos consumidos también. Un rosado para que esté en su punto debe servirse frío, y lo mejor es entre 10 y 12 grados, ya que a mayor temperatura lo que conseguimos es que aumente su acidez.

 

Como decíamos blancos hay muchos, pero comenzando por los más jóvenes, éstos deberán servirse entre 7 y 10 ºC para que se aprecie bien su habitual aroma frutal y no despunte sólo el alcohol. Si lo que tienes delante es un vino blanco con crianza, de 10 a 12 grados será lo perfecto porque si fuera a menor temperatura, dejarían de apreciarse los matices que aporta el roble de la barrica.

 

Si eres de blancos dulces, porque los hay y muy ricos, su temperatura es de 5 a 6 grados, para que el dulzor no pierda armonía. Eso sí, ¡cuidado!, aunque fresquito, la graduación alcohólica la notarás después.

 

Para completar los blancos llega toda la gama de Jerez: finos y manzanillas (7-10ºC), amontillados (12-15ºC), olorosos (14-17ºC), el Pale Cream (a unos 10ºC), Pedro Ximénez (13-15ºC).

 

Lección nº 3: cavas, champañas y espumosos

Quizá serán los más fáciles de recordar. Lo más recomendado es que se sirva entre 5 y 7 grados, si está más frío no se apreciarán a penas los sabores. Lo mejor es que, si sabes que vas a servirlo en una comida o cena, poner las botellas en el refrigerador varias horas antes del evento. ¡Éxito asegurado!

Vía

Esquirelat.com

Las once bebidas que embriagan más rapido
Las once bebidas que embriagan más rapido
5 bondades de la cerveza para tu salud
5 bondades de la cerveza para tu salud
Las consecuencias de una borrachera
Las consecuencias de una borrachera

Cócteles de pelicula: Las bebidas más famosas del cine
Cócteles de pelicula: Las bebidas más famosas del cine
5 cosas que debes saber antes de tomar una copa de vino
5 cosas que debes saber antes de tomar una copa de vino
Conoce el vodka que se colocó rapidamente entre las marcas premium del mundo
Conoce el vodka que se colocó rapidamente entre las marcas premium del mundo


Escribir comentario

Comentarios: 0

Suscríbete

* indicates required