Tras la Barra del Dry

Por: Diego Cruz Martinez


Los bares son iglesias y el Dry Martini es el Vaticano”, me enamoré automáticamente de esta frase en cuanto la leí.


Jamás había pensado de ese modo en los bares y su liturgia, pero gracias a esta frase pronunciada por Javier de las Muelas, cambió mi forma de ver la cultura del bar y el trabajo que desarrollaba por aquel entonces.


Disculpen, olvidé presentarme, soy Diego Cruz Martínez, bartender de” Dry Martini By Javier de las Muelas at the Gran Meliá Fénix”, y gracias a “La Mala Vida”, seré el responsable de contarles mensualmente las últimas novedades sobre coctelería desde la capital de España. Llevaba tiempo pensando en el tema que abriría esta lista de artículos asi que decidí abrirles las puertas de la que lleva siendo mi casa desde año y medio.


Pero antes, comencemos por el principio. El Dry Martini original, ubicado en
Barcelona, abrió sus puertas hace más de 40 años de manos del Maestro Don Pere Carbonell. Originalmente nació como una Martinería donde solo se servían martinis, después vendrían un elenco de cócteles clásicos. Poco tiempo después en 1996 un joven Javier de las Muelas adquirió su legado manteniendo intacta la esencia inicial con la que nació este lugar único pero aportando elementos personales como el contador de Dry Martinis, que ubicado al fondo de la barra, es testigo de todos los Dry Martinis elaborados en los tres metros de barra dedicados a la elaboración del rey de los cócteles.

Pero pongamos que hablo de Madrid, donde hace algo más de cuatro años nació este espacio único en la capital.


Si entra desde la entrada principal del hotel descubrirá el Dry Martini Tea Time, donde ser elaboran más de 45 variedades de té, algunos muy interesantes desde el punto vista de ingredientes que puedan servir para la creación de algún cóctel.


Dé algunos pasos a la derecha, adéntrese en el bar, tome asiento, empieza la magia.


De repente se dará cuenta que lleva estudiando desde hace unos minutos el
impresionante cuadro nacido de manos de Jorge Diezma. Comenzará a contemplar y a intentar identificar cada una de las botellas de los distintos destilados que forman fila de izquierda a derecha frente a usted. Sólo se interpondrá entre tu y ellas la figura del barman vestido de blanco impecable.


Comenzará entonces el ritual, la elaboración de un Dry Martíni. Una copa helada a -10ºC entrará en escena, escuchará el sonido de la aceituna al caer, los hielos cristalinos como diamantes enfrían el vaso mezclador. Sus pupilas se dilatarán al ver como fluye la ginebra helada. Uno, dos y tres lagrimas de vermut blanco seco. Quince segundos acariciando la mezcla suavemente escanciada y coronada con el espíritu de un twist de limón.

La ofrenda está lista y se aleja hacia el feligrés cruzando desde el salón cuatro
estaciones hasta la terraza ubicada en pleno centro de Madrid.

 

Y es que, damas y caballeros, el Dry Martini es único y atemporal. Siempre se tiene la impresión de que se está en el momento adecuado, en el lugar idóneo y que de un momento a otro puede entrar por la puerta el Rat Pack al completo con Frank Sinatra y Dean Martin ordenando Jack Daniels y Flames of Love para todos, encontrarse con Luis Buñuel bebiendo su Dry agitado y con unas gotas de angostura como a él le gusta o escuchar a un agente, al servicio de su majestad, pedir un Vesper Martini.

 

Bienvenidos a nuestra casa que ahora es suya, les estaré esperando tras la barra del Dry.
¡Salud!

Absolut renueva su imagen con su nuevo cocktail Pearson
Absolut renueva su imagen con su nuevo cocktail Pearson
Bramble
Bramble
4 datos científicos para evitar y vencer la resaca
4 datos científicos para evitar y vencer la resaca


Escribir comentario

Comentarios: 0

Suscríbete

* indicates required